Experiencia de vida de jóvenes homosexuales y su influencia en la práctica del sexo transaccional

ARTÍCULO ORIGINAL

 

Experiencia de vida de jóvenes homosexuales y su influencia en la práctica del sexo transaccional

 

Life experience of homosexual young men and its influence in the practice of transactional sex

 

 

Víctor Tadeo Pérez Martínez, Leony Ramos Cásares, Tatiana de la Vega Pažitková

Policlínico Docente "Ana Betancourt". Municipio Playa, La Habana, Cuba.

 

 


RESUMEN

Introducción: el sexo transaccional es el acto mediante el cual un individuo accede a satisfacer las demandas sexuales de una persona o grupo de personas a cambio de una remuneración monetaria u otra contraprestación.
Objetivo: caracterizar las experiencias que, en la historia de vida de jóvenes homosexuales, han influido en la práctica del sexo transaccional.
Métodos: se realizó un estudio descriptivo, de corte transversal, durante los años 2012 y 2013. La muestra la conformaron 25 jóvenes homosexuales pertenecientes al policlínico "Ana Betancourt", a los que se les realizó entrevista abierta y semiestructurada.
Resultados:
el ámbito familiar constituye, en la totalidad de los entrevistados, un espacio de conflicto y frustración, manifestándose prohibiciones e incomprensiones de los familiares vinculados a la identidad de género y sexo-erótica. Se constató frustración e inestabilidad en el área de pareja; sobrevaloración de la figura materna, vinculada a la necesidad de afecto, y una valoración negativa de la paterna, asociada a la percepción de rechazo por una orientación sexual diferente. La necesidad de afecto era canalizada a través de las relaciones interpersonales y en el marco de la práctica de sexo transaccional. Resultaron motivaciones para esta práctica, poder emigrar a otros lugares donde puedan suplir las carencias detectadas.

Conclusiones: las experiencias de vida, vinculadas a la práctica del sexo transaccional, confirman y consolidan las concepciones entorno a la doble moral. Las que más influyen en la práctica de este acto son las vivenciadas en las áreas familiar, de pareja y psicosexual.

Palabras clave: sexo transaccional; jóvenes homosexuales; experiencias de vida.


ABSTRACT

Introduction: Transactional sex is the act by which an individual accedes to satisfy the sexual demand from a person or group of persons in exchange for monetary remuneration or compensation.
Objective: To characterize the experiences in the life history of homosexual young men that have influenced the practice of transactional sex.
Methods: Descriptive, cross-sectional study carried out during the years 2012 and 2013. The sample was made up by 25 homosexual young men from Ana Betancourt Polyclinic, who were conducted on an open and semi-structured interview.
Results: The family environment is, in the totality of the interviewees, a space of conflict and frustration, with manifestations of prohibitions and lack of understanding by the relatives associated with gender and sexual-erotic identity. Frustration and instability was perceived in the couple area; over-assessment of the mother’s figure, associated to the lack of affection; and a negative evaluation of the father’s figure, associated with the perception of despise for a different sexual orientation. The necessity of affection was channeled by interpersonal relationships and by practicing transactional sex. Among the motivations for this proactive were to migrate to places when they can supply the scarcities detected.
Conclusions: Life experiences associated with the practice of transactional sex confirm and strengthen the conception regarding double morality. Those influencing this practice the most are the experiences in the family, the couple and psychosexual areas.

Keywords: Transactional sex; homosexual young men; life experiences.


 

 

INTRODUCCIÓN

El término de sexo transaccional es utilizado para definir a las personas que practican sexo a cambio de algún objeto, dinero o privilegio, evitando así un lenguaje prejuicioso y estigmatizante que las coloque en posición de víctimas indefensas o las condene, tanto a ellas como a sus intermediarios.1 Este vínculo mercantil, donde la persona deja de "ser" para convertirse en objeto de otro, propicia una relación en la que el individuo pasa a ocupar un segundo plano (fondo) y la ganancia monetaria a un primer plano.1,2 Usualmente, la persona se habitúa a prestar cada vez menos atención a su autoprotección, pudiera estar reforzada por la existencia de sentimientos de minusvalía, que en términos psicoanalíticos podrían ser entendidos como una autoagresión y por tanto, una expresión de fuerza destructiva.3

El sexo transaccional involucra a personas de los más disímiles orígenes socioeconómicos y culturales.4 El sexo transaccional, ofertado por homosexuales, no es una invención de la modernidad, numerosos datos históricos confirman su existencia, aunque dicha práctica suele enmascararse y su dinámica suele ser desconocida.4 No obstante, a pesar de que en los últimos tiempos se refiere el aumento de esta conducta, incluso en nuestro contexto, continua siendo una temática poco abordada, cuyos intentos de intervención, en consecuencia, han resultado infructuosos. Considerada en ocasiones como una actividad minoritaria, no está siendo objeto de la atención que merece, a pesar de las consecuencias negativas que usualmente se vinculan a dicha actividad,2 como el comportamiento sexual, la frustración y la tendencia a sufrir estados depresivos en sus protagonistas, entre otros elementos que, sin dudas, justifican su estudio.

El sexo transaccional, ofertado por homosexuales, es un fenómeno multicausal e inestable, que constantemente cambia su dinámica interna para poder subsistir y continuar desarrollándose. De modo que cada vez más tiende a complejizar y perfeccionar sus mecanismos de subsistencia, lo cual impacta en un vínculo dialéctico con las subjetividades de los individuos practicantes de esta actividad y con la sociedad misma, principalmente con su población joven, la que resulta especialmente vulnerable, ya que la edad de la persona juega un importante papel, así como su autoestima y la cultura ante este fenómeno.1,3

Ignorar la existencia del sexo transaccional en homosexuales, es negar una realidad. Tanto el comportamiento social establecido como el que no lo es, forman parte del marco societario, obviar uno de ellos es contemplar la realidad social solo de forma parcial.3 Ineludiblemente, se necesita conocer la existencia de ambos comportamientos para comprender la realidad que nos circunda. Lograr el acercamiento a determinados eventos o experiencias, en las historias de vida de las personas que practican sexo transaccional y su relación con algunos elementos de su configuración subjetiva, que influyen en la materialización de dicha actividad, podría ser el inicio de un camino que pretende avanzar en el entendimiento de este fenómeno, lo que pudiera ser, a su vez, punto de partida para la necesaria intervención en este segmento poblacional.

A partir de la escasa bibliografía sobre esta temática, así como de la carencia de teorías, desde el enfoque de género, que refieran la presencia del sexo transaccional ofertado por homosexuales en nuestro contexto social y de una praxis que evidencia su incremento entre los jóvenes, se realiza esta investigación, que tiene como objetivo caracterizar las experiencias que, en la historia de vida de jóvenes homosexuales, han influido en la práctica del sexo transaccional.

 

MÉTODOS

Se realizó un estudio descriptivo, observacional, de corte transversal, durante los años 2012 y 2013. El universo de estudio estuvo integrado por los 37 hombres que aseguraron a los especialistas que laboran en las consultas de infecciones de Transmisión Sexual (ITS), Psicología y Psiquiatría general ofrecidas en el policlínico capitalino "Ana Betancourt", haber practicado sexo transaccional en más de una ocasión, en los últimos 24 meses. Aplicando el muestro por criterios, se seleccionaron los 25 pacientes que conformaron la muestra.


Criterios de inclusión

1. Voluntariedad del paciente de cooperar con la investigación.

2. Sexo masculino.

3. Edad entre 20 y 29 años (adultos jóvenes).

4. Orientación sexual homosexual.

5. Residir de forma permanente en el área de atención del policlínico capitalino "Ana Betancourt".

6. Haber practicado sexo transaccional en más de una ocasión, en los últimos 24 meses.


Criterios de exclusión

1. Negarse a cooperar con la investigación.

2. Sexo femenino.

3. Edades inferiores a 20 años y superiores a 29 años.

4. Orientación sexual bisexual o heterosexual.

5. Residir transitoriamente en el área de atención del policlínico "Ana Betancourt".

6. Haber practicado sexo transaccional en una única ocasión, en los últimos 24 meses.


Como método empírico se escogió la entrevista abierta y semiestructurada (anexo), la cual se le realizó a la totalidad de la muestra, a la manera de un diálogo cara a cara, entre el especialista-investigador y el entrevistado, mediante el cual se intentó reconstruir las historias de vida de estos pacientes. El investigador ‒muy atento al lenguaje extra verbal, a los silencios, repeticiones u omisiones de los entrevistados‒ los incitó a conversar, realizando preguntas preestablecidas o estructuradas y no formales (las cuales exploran el estado de las siete áreas implicadas: historia vincular escolar, laboral, de pareja y familiar; la historia de vida psicosexual, donde se hizo especial énfasis en las experiencias sobre posibles infecciones de transmisión sexual y en los eventos de vida vinculados a la práctica del sexo transaccional y, finalmente, el área del consumo de drogas y la relacionada con el control social formal), pudiendo también intervenir por medio de la reformulación y la interpretación de lo que dice el entrevistado, al que se le alentó a canalizar criterios, juicios, valoraciones e ideas y a que exteriorizara sentimientos y comportamientos (miedos, temores, inseguridades, angustias, dudas y tensiones) durante el proceso.

Posteriormente, se utilizó el método de la triangulación metodológica, consistente en la integración de la información obtenida por medio de las historias de vida reconstruidas y el contraste de sus resultados con los elementos teóricos aportados por la bibliografía consultada sobre el tema, lo que permitió establecer tendencias y particularidades en la investigación.

 

RESULTADOS

El promedio de edad de los pacientes estudiados fue de 26 años. Predominaron los mestizos. Solo 5 pacientes mantenían vínculo de pareja y el resto se declaró sin vínculo. Referente al nivel escolar, predominó el nivel medio-superior o preuniversitario en la mitad de la muestra. Solo dos pacientes alcanzaron el nivel universitario. Diez entrevistados aseguraron conocer al menos un idioma extranjero. El 10 % era cuentapropista y el 90 % no poseía vínculo laboral.

Solo un entrevistado poseía antecedentes familiares de primer grado, de sexo transaccional (un hermano mayor que reside en el exterior).


Antecedentes patológicos personales

La totalidad de la muestra tenía antecedentes de salud física, mientras que el 65 % había sido diagnosticado, desde la adolescencia tardía, con un trastorno incipiente de la personalidad, predominando el emocionalmente inestable. En tres pacientes coexistía una adicción al sexo. Entre las adicciones químicas predominó el tabaquismo. El promedio de edad de inicio del sexo transaccional fue de 19 años.

Familia: la totalidad de los entrevistados procede de hogares incompletos, ya que uno de los progenitores estaba ausente, física o emocionalmente, por fallecimiento, separación o divorcio.


Principales áreas afectadas

Historia vincular escolar: se constató una tendencia al uso de modelos educativos que fluctuaron entre permisivos y autoritarios. La labor educativa de la escuela, en el campo de la sexualidad, fue insuficiente en todos los casos estudiados. Los contenidos, referidos a esta área, se recibieron en el ámbito de las relaciones informales, es decir, a través de amigos y grupo de coetáneos, con el peligro que esto implica, dejando profundas huellas derivadas de eventos traumáticos en los que se vieron envueltos algunos de los entrevistados, desde su adolescencia temprana.

Historia vincular familiar: se trata de familias nucleares monoparentales, consideradas de riesgo por su estructura. En el 100 % de los entrevistados, el contexto familiar constituyó un espacio de conflicto y frustración, manifestándose en prohibiciones e incomprensiones de familiares y parientes vinculados a la identidad de género y sexo-erótica, que devinieron en sentimientos de culpa, inseguridad y hostilidad. Se apreció una tendencia al uso de modelos de crianza o formativos rígidos, inflexibles, poco tolerantes y hasta punitivos, con una labor educativa familiar, en el terreno de la sexualidad, deficitaria, en todos los casos estudiados. Igualmente, en la totalidad de la muestra, se evidenció la identificación plena con la figura materna, con tendencia a la sobrevaloración de la misma asociada a una necesidad de afecto frustrada desde el contexto familiar; y se constató la valoración negativa de la figura paterna. En el 75 % de los entrevistados prevaleció el sentimiento de repudio hacia el padre motivado, mayoritariamente, por una relación padre-hijo muy deteriorada, distante o violenta, generada por el rechazo del progenitor hacia una orientación sexual diferente a la que socioculturalmente se espera que posean los hijos. Todos los entrevistados aseguraron haber percibido precozmente el rechazo paterno. Paradójicamente, en todos los entrevistados se manifestó el sentido de pertenencia y amor por su familia.

Área de pareja y psicosexual: en la mayoría de la muestra se constataron creencias que se derivan de tendencias egocéntricas, hedonistas y megalómanas, habitualmente gestadas en el área familiar, y en función de la satisfacción de necesidades primarias como las afectivas, de autorreafirmación, de seguridad y confianza. Tendencias, por demás, en estrecho vínculo con conflictos derivados del proceso de construcción de la identidad de género y de la identidad sexo-erótica de estos sujetos, que también trascienden al ámbito de su sexualidad, contribuyendo a la inestabilidad y a la frustración en el área de pareja, así como a la existencia de una moral formal y una moral individual. Paradójicamente, en la historia de vida de los sujetos estudiados se consignaron valores morales como: el respeto, la sinceridad, la dignidad y la honestidad. En la actualidad, la necesidad de afecto es canalizada a través de las relaciones interpersonales y, en ocasiones, en el marco de la práctica del sexo transaccional.

Resultaron motivaciones en los sujetos entrevistados poder emigrar a otros lugares donde pudieran suplir las carencias detectadas.

 

DISCUSIÓN

Insertarse en una relación de "amistad" en la que el dinero no sea el centro de las mediaciones, aseguran algunos de los entrevistados, genera mejores dividendos, porque la persona que recibe el favor sexual es más espléndida.5 La transacción comercial directa cerraría otras posibilidades como matrimonio, regalos, viajes, y confirmaría una identidad como trabajadores del sexo, que ellos no desean. Por otra parte, se debe tener en cuenta lo que los clientes esperan de estos sujetos en términos afectivos y de seducción. Al parecer, entre el practicante y el cliente, existe una especie de contrato en el que el primero debe de desplegar una serie de instrumentos y códigos de romance para no hacer sentir al segundo que está pagando por sexo.5,6 En otras ocasiones, se establece una tarifa previa para interactuar con el interesado por la incertidumbre que lleva implícita el romance.

En nuestro contexto, el sexo transaccional, ofertado por homosexuales hombres, tiene la peculiaridad de que las personas que lo ejercen, en muchos casos, gozan de buena salud, poseen un elevado nivel de escolaridad y alternan esta práctica con el estudio y el trabajo. Otros casos abandonan tales ocupaciones para dedicarse plenamente a esta actividad, opción más ajustada a sus intereses.7

Las motivaciones fundamentales para su ejercicio son la obtención de dinero y bienes materiales sin mucho esfuerzo, visitar lugares recreativos, pasear o viajar. A los varones no se les enseña a tolerar la frustración ni a conectar con sus propios sentimientos, razón por la cual no es fácil que se hagan conscientes del origen de su malestar.8 Para salir de este malestar "hacen cosas" y entre esas cosas está la obtención de dinero, bienes materiales u otros favores por distintas vías. Una de estas vías pudiera ser la práctica del sexo transaccional aunque implique cierto sacrificio personal, no obstante es compensado sobre la base de la auto reafirmación de los mitos y estereotipos en torno a la masculinidad.8

En cierta forma, la práctica del sexo transaccional puede fungir como vía para lograr "ajuste" social en algunos individuos, en tanto las ganancias derivadas de esta práctica pudieran servir de valores de defensa en el contexto de algunos de los grupos de referencia y pertenencia en los cuales se encuentra insertado dicho individuo.9

Como posibles factores de vulnerabilidad para asumir dicha conducta se encuentran: el abandono o carencia familiar, la drogadicción, la pobreza extrema, el aumento del desempleo, el trabajo forzado, abusos sexuales, la migración y la adicción sexual.9,10

En 1994, se realizó un estudio exploratorio11 en el municipio capitalino de Plaza, que incluyó a adolescentes y jóvenes practicantes del sexo transaccional, cuyas edades oscilaron entre 16 y 25 años, para evaluar algunas áreas como: la sexual, la sociopsicológica, el medio familiar y algunos indicadores sociodemográficos. Entre los principales resultados se destacó la insatisfacción en el área de la familia, que genera conflictos y frustraciones de índole personal. Marcada inestabilidad en el área sexual, caracterizada por la preferencia hacia los extranjeros por su mayor posibilidad de satisfacer las necesidades materiales. Como causa de esta actividad se señaló la necesidad económica y la inconformidad ante algunas carencias materiales. En general, no se constataron amplios intereses cognoscitivos y sí la preferencia por la vida fácil y por relacionarse con personas importantes, que tengan posición y dinero.

Otro estudio12 realizado por especialistas del Centro Comunitario de Salud Mental de Playa durante el año 2012, sobre las historias de vida de 25 jóvenes homosexuales que practican sexo transaccional, reflejó que el 75 % de la muestra tuvo su primera experiencia sexual antes de los 17 años. El 40 % la vivenció como traumática debido a la deficiente educación sexual. La actividad sexual es inestable y vista como medio para satisfacer sus necesidades; como fuente de motivación principal plantearon: la diversión, el dinero, las comodidades materiales, etc. En más de la mitad de la muestra se constató una comunicación deficiente con los padres, la ausencia física y emocional de la figura paterna, lo que implica fallos en el proceso de transmisión de valores, sobre todo relacionados con la sexualidad, a la que conciben como un artículo de venta del que pueden sacar muchos provechos, satisfacer necesidades y confort material, desligando la actividad sexual mercantil de los aspectos espirituales de la pareja. La mitad de la muestra consideró a su familia como fuente de preocupaciones y de conflictos no resueltos, que generaron frustraciones y desorientación en la vida. La situación económica familiar osciló entre el promedio y superior. La familia resultó ser importante, pero hacia ella se expresaron sentimientos de ambivalencia. Desearon apoyo por lo que hacen, pero no siempre encontraron aprobación.

La familia tiene un papel decisivo en el posterior desarrollo sexual del niño, es la instancia social que tiene mayor significación en la educación sexual del individuo, aunque se hable poco de sexualidad dentro de ella. La educación sexual en familia se hace básicamente a través de la observación y vivencia del sistema de relaciones entre los miembros. Una información que esté en contra de este sistema de relaciones, observado y vivido en la primera infancia, es muy probable que sea estéril.11,12 Independientemente de que el respeto a la diferencia es un principio humanista y que hay que aceptar la diversidad, la familia debe promover una orientación sexual que se corresponda con los roles de género y fomentar valores en las nuevas generaciones, cumpliendo así con su función educativa cultural. Las familias disfuncionales constituyen un terreno fértil para la violencia, las adicciones y la desorientación sexual; mientras que la armonía y la estabilidad familiar ofrecen seguridad económica, atenúan la incertidumbre y eliminan el distrés, contribuyendo a la identidad familiar y consolidando el sentimiento de pertenencia.13 Por esto, es necesario que los profesionales que laboramos en la atención primaria de salud trabajemos en función de desarrollar dinámicas que estimulen el crecimiento y la armonía familiar, así como en brindar apoyo psicológico a los familiares de estos pacientes. Resulta difícil, por parte el médico y la enfermera de la familia, la guía de estas personas hacia otro comportamiento sexual, pues generalmente expresan total conformidad con el que tienen, es decir, están en consonancia con la forma en que desempeñan su actividad sexual y no muestran sentimientos de culpa ni inconformidad, desagrado o arrepentimiento, muchos catalogan la práctica del sexo transaccional como una forma de "lucha" por la subsistencia, concepción que entorpece la aceptación de la necesidad de modificar su sistema de valores y de cambiar el estilo de vida, que involucra, sin dudas, la sexualidad. Por ello, es importante el apoyo que pueden recibir de los especialistas que laboran en los equipos de salud mental de los policlínicos y Centros Comunitarios de Salud Mental ubicados en cada municipio, en coordinación con el personal altamente calificado que presta atención en el Centro Nacional de Educación Sexual y en las Casas de Atención a la Familia, con el propósito de enfrentar juntos este fenómeno multifactorial.

El sexo transaccional constituye un acto enajenante, pues el medio para llegar a un fin no resulta coherente, es una expresión de negación de sí mismo, se deja de existir para someterse a los designios del otro. Pueden conocerse, por ejemplo, los significados socialmente elaborados sobre sexo transaccional, sexo seguro, sexo protegido o sobre la dignidad, pero si estos no poseen un sentido especial para la personalidad, no intervendrán en modo alguno en la autorregulación del comportamiento. La conducta individual existe no solo como conocimiento, sino también como relación, manifestándose en su estructura la unidad de lo afectivo y lo cognitivo.

Se concluye que las experiencias de vida vinculadas a la práctica del sexo transaccional de la muestra estudiada, confirman y consolidan las concepciones entorno a la doble moral, sirviendo de vehículo para la satisfacción de necesidades materiales. Las que más influyen en la práctica de este acto son las vivenciadas en las áreas familiar, de pareja y psicosexual. La educación sexual en familia es decisiva en el enfrentamiento a este complejo y universal fenómeno.

 

Anexo: Entrevista


GUÍA TEMÁTICA DE LA ENTREVISTA

- Historia vincular familiar e historia educativa

- Historia vincular de pareja, sexualidad (Identidad de género, identidad sexo-erótica, vinculación afectiva interpersonal, reproducción) y prevención de ITS.

- Historia laboral y experiencias de vida en el sexo transaccional.

- Consumo de drogas y experiencias en relación con el control social formal.


ASPECTOS POR ÁREAS

Datos generales

Edad, color de piel, provincia de procedencia, estado civil, escolaridad, otro tipo de instrucción, convivencia familiar, edad del padre y de la madre, trabajo del padre, trabajo de la madre, edad de inicio en el sexo transaccional, familiares vinculados al sexo transaccional.


HISTORIA VINCULAR FAMILIAR E HISTORIA EDUCATIVA

Sobre la historia vincular familiar

- ¿A cuál de tus padres te pareces más?

- ¿Con cuál te sientes más identificado? ¿Por qué?

- ¿Con cuál tienes mejores relaciones? ¿Por qué?

- Reproches a los padres

- Mejores y peores recuerdos en la relación con los padres y demás convivientes. ¿En qué cree que ello le ha afectado?

- Actitud de los padres respecto a la sexualidad (vivencias y opiniones)

- ¿Qué considera de la educación sexual recibida por ellos?

- Mejores y peores recuerdos de la infancia (profundizar en: dificultades económicas, abandono o abusos sexuales). ¿En qué piensas que esto incidió en ti?


Sobre la historia educativa

- ¿Qué consideras que también han contribuido a tu educación? ¿Por qué?

- ¿Qué consideras de la educación sexual recibida por la escuela? ¿Por qué?

- ¿Qué consideras que falto en tu educación sexual?


HISTORIA VINCULAR DE PAREJA, SEXUALIDAD Y PREVENCIÓN DE ITS

Sobre la pareja

- ¿Alguna vez te has enamorado? (historias y vivencias)

- Número de parejas y tiempo de duración

- Vivencias positivas y negativas de estas relaciones

- ¿Con cuál te has sentido mejor y peor? ¿Por qué?

- ¿Qué te han aportado estas relaciones?

- Pareja en la actualidad. Aspectos positivos y negativos

- Motivos para tener pareja. ¿Qué esperas de una pareja?

- Pareja ideal (mejor y peor)

- Proyectos de pareja


Sobre la sexualidad

- Juegos sexuales en la infancia

- Fantasías sobre el coito. Actitud de los padres

- Primeras experiencias sexuales (edad, lugar, ¿con quién?, ¿qué sintió en aquel momento?, ¿qué cree que ello le haya afectado en su vida posterior?)

- Masturbación (inicio y vivencias)

- Sexo fortuito (opiniones, experiencias y vivencias)

- Encuentros homosexuales, heterosexuales o sexo grupal (vivencias, opiniones al respecto)

- Opinión sobre la homosexualidad, la heterosexualidad y la bisexualidad

- Orientación sexual (vivencias del proceso de construcción de su identidad sexo-erótica)

- Vivencias en la conformación de su identidad de género (expectativas y exigencias familiares). Opiniones al respecto, repercusión en su vida

- ¿Qué es para ti ser hombre?

- ¿Qué piensas de los hombres?

- ¿Te consideras un hombre?

- ¿Qué sientes siendo hombre?

- ¿Qué piensas de las mujeres?

- ¿Te hubiera gustado ser mujer?

- ¿Qué opinas de la forma en que los hombres expresan sus sentimientos hacia los seres queridos?

- ¿Qué tú expresas en tus sentimientos? (vivencias). ¿Te has sentido limitado para ello alguna vez? ¿Por qué?

- ¿Qué piensas sobre la paternidad?

- ¿Piensas tener hijos? (¿cuántos? y ¿por qué?)

- ¿Qué valores te gustaría transmitir a tus hijos? ¿Por qué? ¿Cómo lo harías?

- ¿Qué valores transmites a tu hermano(a)? ¿Cómo lo haces?


Sobre la prevención de ITS

- ¿Qué piensas de la prevención de ITS?

- ¿Te proteges? ¿Desde cuándo, cómo y por qué?

- ¿Por qué no te proteges? (por religión, por complacer al cliente, otras razones)

- ¿Cómo negocias el uso del condón con el cliente?

- ¿Con la pareja se protege?


HISTORIA LABORAL Y EXPERIENCIAS DE VIDA EN EL SEXO TRANSACCIONAL

Sobre la historia laboral

- Trabajos que ha tenido antes de practicar sexo transaccional

- ¿Tiene algún trabajo en la actualidad? Insatisfacciones, aspectos positivos y salario

- Tipos de clientes que acepta (estado civil de los mismos, por qué crees que lo hacen, qué opinas de eso)

- ¿Qué Ud. prefiere? ¿Por qué?

- ¿Qué crees de los clientes mujeres/hombres?


Sobre experiencia de vida en el sexo transaccional

- ¿Por qué decide practicarlo? (a qué edad, ¿cómo llega?, ¿quién lo inicia?, posibles repercusiones en su vida y sus concepciones, vivencias)

- ¿Pagó alguna vez por sexo?, ¿Por qué?

- ¿Qué sientes como practicante del sexo transaccional?

- Familiares practicantes

- ¿Qué pensó cuando comenzó en esta práctica?

- ¿Qué considera que es más rechazada por la sociedad: el sexo transaccional masculino o el femenino? ¿Por qué?

- ¿Considera esta práctica como un trabajo u oficio? ¿Por qué?

- ¿Por qué practica sexo transaccional? ¿Qué hace con las ganancias?

- ¿Qué no harías nunca en esta práctica?

- ¿Qué piensas de los límites en esta actividad?

- ¿Qué pudiera ser un ejemplo de límites? ¿Por qué?

- ¿Obtienes o esperas obtener algo más que dinero en esta actividad?

- Opinión sobre el sexo transaccional (¿ha disminuido o aumentado?, ¿debería permitirse?) - Opinión sobre los colegas (procedencia, edad, orientación sexual, servicios que ofrecen, motivaciones de los mismos, relaciones con ellos, conflictos)

- Amigos dentro y fuera de la práctica del sexo transacciona.

- Características que estima en un amigo

- Lo que más le molesta en los otros

- ¿Cómo te denominas en esta práctica? (jinetero, luchador, pinguero, otras) ¿Por qué?

- Características que considera debe tener un practicante del sexo transaccional, ¿Por qué?

- ¿Considera que para algunos sea una vía de mezclar los negocios con el placer? ¿Por qué? Experiencias personales al respecto

- ¿Qué crees que piensen de ti los clientes, amigos, otros hombres, la familia, la sociedad en general? Vivencias al respecto

- Actitud de la familia frente a la práctica del sexo transacciona

- Expectativas a corto, mediano y largo plazo en el ejercicio de esta actividad


Sobre los clientes y las dinámicas establecidas

- Ingresos por clientes

- Horario

- ¿Qué consigue el cliente?

- ¿Negocia lo que se va a hacer? ¿De qué depende ello?

- ¿Conflictos con clientes? Causas. Valoraciones al respecto

- Opinión sobre los clientes


CONSUMO DE DROGAS Y EXPERIENCIAS EN RELACIÓN CON EL CONTROL SOCIAL FORMAL

Sobre consumo de drogas

- ¿Consume drogas?

- Frecuencia

- ¿Cuáles, por qué o para qué?

- Inicios (como y por mediación de quien llega al consumo de drogas)


Sobre experiencias en relación con el control social formal

- Actitud de la policía (vivencias y experiencias)

- ¿Has estado detenido? Causas. Vivencias


PROYECTOS DE VIDA

- Planes a corto, mediano y largo plazo

- Acciones para lograrlo

- Obstáculos, ¿cómo piensa sortearlos?

- tiempo para lograrlo

- ¿Piensa abandonar la práctica del sexo transaccional? ¿Cuándo? ¿Por qué?


Asociación libre

¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuando te digo las siguientes palabras?:

- los extranjeros

- el dinero

- amigos

- la sexualidad

- la familia

- la sociedad

- la moral

- el amor

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Guerra Guerra G. Del sexo a la sexualidad: apuntes para una historia inconclusa. Sexología y Sociedad 2011;46:10-9.

2. Osborne R, Guasch O. Sociología de la sexualidad. Siglo de España: Ed. Centro de Investigaciones sociológicas; 2003.

3. Alfonso Rodríguez AC. Sexualidad, salud sexual y determinantes sociales de la salud: notas para el debate. Sexología y Sociedad 2010;42:35-41.

4. Foucault M. Historia de la sexualidad. Tomo I: La voluntad de saber. México, D.F: Editorial Siglo XXI; 2009.

5. Alcázar Ana. Turismo sexual, jineterismo y turismo romance. Fronteras difusas en la interacción con el otro en Cuba. En Gaceta de Antropología. 2009;25(1):16.

6. González Pagés JC. Género y masculinidad en Cuba. ¿El otro lado de la historia? Revista de Ciencias Sociales Nueva Antropología 2012;18(61):6-9.

7. González Pagés JC. Macho, varón, masculino: estudio de masculinidades en Cuba. Editorial de la Mujer. La Habana; 2010.

8. Weeks J. El malestar de la sexualidad: significados, mitos y sexualidades modernas. 2005 [consultado 5 Mar 2012]. Disponible en: http://www.islaternura.com

9. List M. Hablo por mi diferencia. De la identidad gay al reconocimiento de lo diverso. México D.F: Ediciones Eón, Fundación Arcoiris; 2009.

10. Castañeda María. La experiencia homosexual. Para comprender la homosexualidad desde dentro y desde fuera. Buenos Aires: Editorial Paidos; 2009.

11. Lugo V, Pérez VT. Caracterización del sexo transaccional y su influencia en la construcción de la identidad homoerótica. Ponencia presentada en la Jornada Científica de Medicina Familiar, municipio Plaza. La Habana; 1994.

12. Pérez VT, Medina P. El sexo transaccional: su comportamiento en dos áreas de salud. Trabajo presentado en la III Jornada Científica de la Cátedra de sexualidad del ICBP Victoria de Girón, 2012.

13. Bartutis M. La familia y su papel en los problemas de promoción y prevención de salud. En su: Lecturas de filosofía, salud y sociedad. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2005. p. 45-54.

 

 

Recibido: 8 de octubre de 2015.
Aprobado: 10 de diciembre de 2015.

 

 

MSc. Dr. Víctor Tadeo Pérez Martínez. Especialista de I y II Grados de Medicina General Integral y Psiquiatría. Investigador y Profesor Auxiliar de la Facultad de Ciencias Médicas "Victoria de Girón". Policlínico Docente "Ana Betancourt", municipio Playa, La Habana, Cuba. Calle H No. 360 e/ 15 y 17. Plaza. Teléfono +53 7206 1483.
Correo electrónico: victorperez@infomed.sld.cu

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Copyright (c) 2016 Víctor Tadeo Pérez Martínez, Leony Ramos Cásares, Tatiana de la Vega Pažitková

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.